REGIONAL

Academias de Enseñanza critican que la Junta limite aforo y advierten de que la crisis se llevará un 15% de los centros

Las Academias de Enseñanza de Castilla y León han criticado la limitación del aforo al 50 por ciento impuesta por la Junta cuando el Ejecutivo autonómico no lo impone ni en los colegios, ni en los institutos que gestionan, al tiempo que advierten de que la crisis sanitaria se llevará entre un diez y un quince por ciento de estos centros que han abierto ya con pérdidas en septiembre después de permanecer cerrados desde el mes de marzo.

Desde la Asociación de Castilla y León de Academias de Enseñanza (Aclacen), que aglutina a unas 200 entidades y que «aspira» a dar cobijo a cerca de 650, ha recordado que unas 3.000 familias viven en la Comunidad de un sector «castigado y olvidado», que no tiene la repercusión mediática de «otros», pero que emplea a entre cuatro o cinco personas de media por academia, explica el presidente de esta asociación Chema Villamor.

«En marzo cerramos el cien por cien de las academias con el Estado de Alarma. En junio, cuando levantaron las medidas, trataron de abrir entre un 25 y un 30 por ciento, pero el aprobado general encubierto hizo que esa apertura fuera testimonial ya que las aulas estaban, prácticamente vacías», resumen el presidente de Aclacen.

En septiembre y octubre se recuperó la ‘normalidad’ si bien a las academias nunca ha llegado. «Hemos abierto, pero a pérdidas porque la Junta nos ha impuesto una limitación del aforo del 50 por ciento, lo que no permite llegar a unos mínimos para cubrir los gastos», expone.

Una limitación de aforo que no entiende Aclacen al incidir en que no tiene mucho sentido que a ellos se les exija desde el Gobierno regional eso y no lo apliquen en los centros escolares e instituto que gestionan.

«No se entiende muy bien», apunta Chema Villamor que argumenta que este tipo de centros en los que el virus tiene un 0,092 por ciento de incidencia. «Solo ha habido 75 casos en toda España, la incidencia es estadísticamente irrelevante», mantiene para acentuar su sensación de «abandono» por parte de las administraciones.

«A diferencia de otros sectores que acaparan todos los focos mediáticos, nosotros parecemos ser invisibles, algo que no entiendo ya que la educación debería tener un lugar primordial porque lleva implícita la evolución de un país. Aportamos muchos puestos de trabajo, y quitando ayudas de subsistencia del Gobierno Central y algunas testimoniales de algunos Ayuntamientos, no tenemos más apoyos», insiste para sentenciar que, de seguir así, «entre un diez y un quince por ciento no va poder aguantar esta crisis tanto a nivel médico como a nivel económico».

Además de pérdidas por la limitación del aforo, Aclacen advierte de que han tenido que invertir en protocolos de seguridad –mamparas, geles, mascarillas–, lo que ha supuesto un desembolso de una media de 500 euros por academia. «Aclacen elaboró un protocolo para todas las academias, que tenemos colocados en un lugar visible en la entrada de todos sus centros, elaborado a partir de la normativa vigente, de las tres administraciones y adaptándolo a nuestras necesidades. Todo ello esta enfocado para el cuidado tanto de nuestros alumnos, como de los profesionales», continúa.

En este punto, Chema Villamor expone las tres principales reclamaciones de la Asociación y que giran en torno a acotar y «poner fin» a la «competencia desleal» de aquellos que se ofrecen a dar clases particulares en su casa y se anuncian en páginas web. «Tienen que ser perseguidas de oficio por la Guardia Civil o la Policía Nacional y responsabilidad patrimonial tanto para los que se anuncian como para los propietarios de esas páginas web. Si vamos a cumplir con la ley, vamos a cumplir todos», ha aseverado.

También reclaman que se trate la COVID-19 como una enfermedad profesional, no solo para los sanitarios, sino también para profesores. «Tanto en prestaciones económicas, como sanitarias. Somos personas de riesgo que estamos todo el día en contacto con menores», ha puntualizado.

Por último, ha reclamado «bonos academia» para acabar con la brecha digital que hay en el país. «El 25 por ciento de los alumnos no pudo acceder a clases online durante el confinamiento, por eso proponemos un bono academia para que los niños sin recursos puedan acudir a nuestros centros a formarse a través de un esfuerzo económico tanto de las administraciones como de nuestros asociados», ha explicado.

PASAR DE CURSO CON SUSPENSOS.

Otro de los puntos que va a «hacer daño» a las academias es el Real Decreto Ley aprobado en Consejo de Ministros el pasado mes de septiembre por el que el Ministerio de Educación y FP deja en manos de las comunidades autónomas que un alumno pase de curso sin límite de asignaturas suspensas.

En este sentido, el presidente de Aclacen señala que va «en contra» de lo que debe ser una «enseñanza avanzada». «En vez de tratar de equipararnos a los mejores países de Europa, parece que tenemos que ir siempre a mínimos. El distanciamiento con la excelencia es cada vez mayor, y dudo que se alcance en un corto plazo, salvo en casos puntuales», señala.

Chema Villamor entiende que algunos alumnos que repiten, «no deberían hacerlo», pero añade que esos casos particulares no deberían «condicionar» el engranaje de todo el sistema educativo. «Hay que tener como principios el esfuerzo, el mérito y la capacidad», ahonda para concluir que la Educación debería ser una parcela «fuera de todo debate político» porque es la que hace «avanzar» a las sociedades desarrolladas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.