DEPORTES

C.D Benavente y Racing Benavente jugaron el derbi de los caballeros

Los tomateros se impusieron a los racinguistas y se acercan más al título tras el empate de la Bovedana en Villalpando.

C.D BENAVENTE 3.- Rubén Luceño, Rafa, Héctor, Jorge, Miguel, Óscar Robles, Marcos, Rafa Vega (Mario), Bero (Pedro), Cobreros (Rodri) y Unai (Carlitos).

RACING BENAVENTE 1.- Josico (Diego), Sergio, Peque, David (Pablo Voces), José Cid (Blandi), Adrián (Álex Trapote), Modes, Julen, Víctor, Tosko (Petkov) y Mario Bolaños.

Árbitro.- Campos Ferreira. Amarillas para los tomateros, Jorge y Rafa y los racinguistas Julen, Diego, José Cid, David y Sergio.

Goles.- 1-0 Bero (12´), 2-0 Rafa Vega (36´), 2-1 Víctor (86´), 3-1 Óscar Robles (89´).

Hubo fútbol en el Luciano Rubio a cargo de dos equipos locales que luchan en la provincial por objetivos distintos y sobre los que mucho hemos hablado a lo largo de tantas y tantas temporadas. Un derbi local en el que hay que aplaudir a ambos conjuntos, no cabía de otra manera, por lo exquisito de su deportividad y porque las rivalidades entre ambos se olvidaran, ahora corresponde a otros que esa rivalidad sea olvidada totalmente y que en lugar de restar se sume. Uno entiende rivalidades en Madrid con el Real Madrid y el Atlético de Madrid o en Barcelona con el F.C Barcelona y el R.C.D Español, pero esta rivalidad no se entiende en una ciudad como Benavente en la que jugadores de uno, los de Rafa, y otro equipo, los de Julen, tras las contiendas son amigos. Aquí nos conocemos todos y por lo tanto ya va siendo hora de que alguien ponga cordura a todo esto.

Como decía el derbi pasó a ser un ejemplo de deportividad entre ambas escuadras que, como es lógico por otra parte, tras el pitido inicial cada uno defiende sus colores como mejor sabe hacerlo y por lo tanto después vino el partido.

El Luciano Rubio volvió a registrar una de las mejores entradas de la temporada, solamente superada por la visita de la Bovedana, y en el centro del campo un balón esperaba dar un homenaje a todo un Campeón de España como Arkaitz Rodríguez en taekwondo. No tuvo problemas el del Quesos el Pastor para utilizar su pierna y tras la detención del balón el partido cobraba primera plana.

Como en todo derbi el factor favoritismo no existe y las ganas de agradar a las parroquias dan ese plus que en otros partidos no aparece. Tras el pitido inicial el Benavente se notó superior sobre el césped ante un Racing que se defendía como gato panza arriba y que aprovechaba ocasiones para en balones largos o en rápidos contragolpes intentar sorprender a Rubén Luceño.

El peligro se empezaba a acomodar en el entorno del marco defendido, en esta ocasión por Josico que tan pronto ocupa la guardia de los tres palos como que se convierte en héroe cuando sale de jugador de campo. Josico una y otra vez evitaba que el marcador fuera bastante más amplio al descanso que el 2-0 que enseñaba. El meta racinguista abandonaba lesionado iniciada la segunda mitad.

Los benaventanos habían conseguido adelantarse a los doce minutos por mediación de Bero sin que ello hiciera reaccionar a un Racing que esperaba su oportunidad. Rafa Vega hacía el segundo en el treinta y seis de juego después de que los tomateros dispusieran de multitud de ocasiones que no llegaban a buen puerto. Por la parte racinguista Mario Bolaños, muy rápido en bandas y un ex del C.D Benavente, Víctor, eran los únicos que lo intentaban echando de menos las apariciones de Tosko o de un Modes, otro ex tomatero, que no podía con el mejor del partido Óscar Robles, por cierto con pasado racinguista.

Campos Ferreira, es dificilísimo verlo con auxiliares como para verlo desde atrás, no concedía un tercer tanto al Benavente que pudo haber traspasado la línea de gol y que hubiera dejado el partido muy encarrilado.

En la segunda mitad las ocasiones siguieron cayendo del lado de los tomateros que perdonaban una y otra vez algo que desesperaba al técnico benaventano Dani González “contrariado por la cantidad de ocasiones que se generaron y no se transformaron”. La no llegada del tercero despertaba al Racing que vio la ocasión idónea para buscar con más asiduidad la portería de Rubén Luceño y tras un córner Víctor acortaba diferencias y daba alas a su equipo que empezó a buscar el empate. Quedaban todavía cuatro minutos más el descanso y las últimas victorias racinguistas habían apelado a la épica por lo que no hay dos sin tres. Faltaba un minuto cuando el mejor del partido, Óscar Robles, “muy contento y agradecido con el esfuerzo de los chicos y en especial por el gol de Óscar Robles del que dijo es un ejemplo a seguir” manifestaba el técnico tomatero, se revolvía en el área para hacer bueno un envío de Rafa y sentenciar el derbi dando una nueva victoria a un Benavente que se la tuvo que ganar ante un Racing al que el mal inicio de temporada no ha permitido estar con los mejores con un plantilla que era merecedora de ello. Además el Benavente fue conocedor del empate a cero en Villalpando de la Bovedana abriendo la diferencia en la tabla con respecto al segundo clasificado. Al Benavente le vale sumar siete puntos de los doce que restan para regresar a la Regional de Aficionados.

 

 

 

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.