Empate del Caja Rural que le aleja del objetivo pero queda batalla

La expulsión de Silvi, que por cierto marcó un golazo, en el tramo final dió al traste con las ilusiones de la victoria.

CAJA RURAL AT. BENAVENTE 2.- Noelia, Alexia, Miri, Bea y Anina. Luego jugaron, Rosa, Lola, Alba, Nati, Cañi, Silvi y Laura.

UNIVERSIDAD DE SALAMANCA 2.- Alba, Aiora, Tania, Patricia y Raquel. Luego jugaron, Iria, Paula, Cristina y Andrea.

Árbitro.- González García. Amonestó a las locales Nati y Silvi, a ésta por partida doble por lo que fue expulsada en el (37´) y a la visitante Andrea.

Goles.- 1-0 Miri (14´), 1-1 Raquel (26´), 2-1 Silvi (31´), 2-2 Cristina (36´).

Partido en el que los nervios pudieron al juego y donde los dos equipos, además de respetarse, tuvieron miedo a perder. Ninguno de los dos se puede decir que mereció la victoria y el dominio fue alterno por fases del partido.

No arrancaron nada mal las cajeras, que sin embargo, no se las veía con la soltura que acostumbran a poner sobre la cancha, quizá sabedoras de lo que se estaban jugando ante un equipo que llegaba como líder y al que se le podía dar caza en la tabla. Esa incertidumbre en el juego terminó por jugar a la contra de las benaventanas permitiendo a las charras, que habían llegado muy justas de banquillo, airearse y crecerse a medida que los minutos pasaban.

Las locales se adelantaron con un gol de Miri que transformaba una pena máxima cometida sobre Nati. Las de Celia Matías pudieron seguir aumentando el marcador en acciones de equipo basadas en el toque que permitían entrar entre la defensa charra. Pero una vez más había que contar con la figura de la portera, o mejor dicho porteras, porque si en la primera parte era Alba la que salvaba a su equipo, en la segunda era Iria la que hacía lo propio.

Luego en el tramo final de esta primera mitad las mosqueteras locales dejaban mucha cancha a las rivales hasta el punto en que se vieron continuamente asediadas en torno a la portería de Noelia. A las de Celia Matías les pesaban las piernas demasiado y pedían con ahínco la llegada del descanso.

El panorama no era muy distinto al de la primera parte tras el descanso. Los nervios eran cada vez más patentes en las piernas de las atléticas y los errores, nada habituales en otras jornadas, empezaron a ser demasiados y ante un rival como este se podían pagar y caros. En el 26 un error en la salida de balón en una jugada aparentemente sin complicaciones se convertía en el empate con un disparo raso desde la frontal de Raquel.

La respuesta llegaba en el golazo de Silvi tras un saque de banda que la doce local clavaba en la escuadra izquierda de Iria con un disparo lejísimo. Aún quedaban nueve minutos por delante, mucho partido, una eternidad, y las benaventanas pudieron cerrar el choque en una acción de Anina que dentro del área incomprensiblemente lanzaría fuera.

Las visitantes salieron de cinco a buscar el empate, pero las locales se defendían como gato panza arriba y la desesperación era ahora para las contrarias. En una de esas Miri roba un balón y prueba fortuna desde lejos pero su balón no encuentra portería.

Con las charras en plan tormenta absoluta, y volcadas sobre la portería de Noelia llegaba una jugada en la que una decisión arbitral puede marcar el devenir de una liga. González García, que había ya cometido otros fallos principalmente en la apreciación de los saques de banda y debido a su mala colocación durante gran parte del partido, daba saque de banda un balón que era para las locales lo que fue el detonante del error de Silvi que protestó airadamente esta situación y que finalizó con la segunda amarilla de la local dejando a su equipo con un menos.

Con esa superioridad las universitarias pronto empatarían con un balón rematado a placer en el segundo palo. Lo intentaban de nuevo las cajeras en el poco tiempo que quedaba pero el corazón iba más rápido que la cabeza y las ocasiones no se volvieron claras para finalmente ceder un empate.

Queda aún mucha liga, en esta especie de chapuza organizativa, y donde una vez más las benaventanas tendrán que acudir a tierras charras para jugársela de nuevo ante el Universidad de Salamanca, aunque también lo deberán de hacer ante el Inter Sala. ¿No hubiera sido mejor un play off de ascenso entre los cuatro primeros para no ver favorecidos a otros equipos que se juegan la liga con el factor cancha?. Pero bueno, la explicación puede ser que es una liga femenina y ya se sabe lo que en este país pasa en muchas federaciones en las que incluso no se permite jugar a niñas con niños. A ver si despertamos ya de una vez.

¡Ánimo Alexia esas lágrimas por una batalla perdida hay que cambiarlas por las lágrimas de una guerra vencida!. Contiendas aún quedan para ello.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.