SANIDAD

El 80% de las personas sufrirá vértigos: por qué identificarlos no es tan fácil

El vértigo es un trastorno del equilibrio que afecta por igual a hombres y a mujeres. Es una alucinación de movimiento. Puede ocurrir a cualquier edad, aunque en personas mayores la incidencia aumenta de forma significativa.

En concreto, el 80% de los españoles ha sufrido al menos un episodio de vértigo en su vida, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Entendemos por vértigo «una sensación ilusoria de movimiento, bien del entorno o del propio cuerpo», según describe en una entrevista con Infosalus la responsable de la Unidad de Vértigo y Trastornos del Equilibrio del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, la doctora Cecilia Pérez Martínez.

Y es que, según advierte la SEORL-CCC, el principal problema a la hora de identificar los vértigos es «la dificultad por parte del paciente para explicar qé sensacion percibe, pudiendo ser polimorfa del tipo inestabilidad, inseguridad de la marcha, sensación de pérdida de dominio del propio cuerpo, laxitud, vahídos, angustia», entre otros factores.

Además, según remarca la médico adjunto del servicio de Otorrinolaringología del citado centro hospitalario madrileño, los vértigos no son una enfermedad sino un síntoma común a varias patologías, entre las que se encuentran las enfermedades del oído interno (sistema vestibular periférico), pero no exclusivo de éstas.

«Existen enfermedades en otras localizaciones (sistema nervioso central, cervicales, metabólicas, etc.) que también pueden presentar vértigo. El paciente que se comenta en este supuesto efectivamente presenta vértigo como síntoma principal. Generalmente el vértigo va acompañado de otros síntomas como náuseas, vómitos o sudoración», añade la experta de Quirónsalud.

Así, la doctora Pérez Martínez mantiene que el paciente con vértigo debe ser valorado de forma multidisciplinar por varias especialidades, y dependiendo del contexto en el que se desarrolle el cuadro vertiginoso (si es el primer episodio o ha tenido vértigos previos, edad y enfermedades de base del paciente, si presenta o no síntomas auditivos acompañantes, si el vértigo sólo se desencadena por cambios posicionales, entre otros factores).

Además, señala que la primera valoración de un paciente aquejado de un cuadro vestibular agudo suele ser en el servicio de Urgencias, en donde se diagnosticará el tipo de vértigo (central, periférico u otros), y se le pautará el tratamiento adecuado para mejorar los síntomas. Posteriormente, dice que el paciente será derivado para el estudio de su enfermedad al especialista correspondiente.

«Los pacientes con vértigos acompañados de síntomas o signos sugestivos de patología del sistema nervioso central (como cefalea, visión doble, pérdida de fuerza, etc), deben ser valorados por el neurólogo», precisa por su parte la médico adjunto del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Según insiste la doctora, los vértigos sin síntomas centrales, acompañados o no de síntomas auditivos, como ruidos en los oídos o de pérdida de audición, y deben ser generalmente evaluados por el otorrinolaringólogo. «Después de una anamnesis detallada, lo siguiente es una exploración clínica exhaustiva», aclara.

La especialista en Otorrinolaringología remarca que existen numerosas pruebas que valoran diferentes funciones del oído interno: Audiometría, videonistagmografía con pruebas calóricas, posturografía dinámica, potenciales migénicos vestibulares, etc.

«Una de esas exploraciones es el Video-Head Impulse Test (video – HIT), que consiste en adaptar al paciente unas gafas con videocámara para grabare el movimiento ocular, y un giroscopio que detecta los movimientos angulares de la cabeza. Moviendo en diferentes planos la cabeza del paciente se puede valorar la función de los conductos semicirculares del oído interno. El especialista prescribirá las pruebas vestibulares más idóneas para evaluar los síntomas que presenta el paciente», agrega Pérez.

En última instancia, recuerda que muchas enfermedades causantes de vértigo se pueden curar; mientras que otras, en cambio, presentan vértigos recurrentes a lo largo de la vida del paciente, acompañados o no de pérdida de audición, de acúfenos, o de migrañas, entre otras patologías por ejemplo. «Aunque algunas de ellas no son curables, el síntoma vértigo se puede controlar satisfactoriamente en la mayoría de ellas», puntualiza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.