DEPORTES

El Benavente a un punto del ascenso tras ganar al Santa Croya

El Racing Benavente y el Villalpando ofrecieron en tierras terracampinas un buen partido en el que Guiller marcó la pauta.

C.D BENAVENTE 4.- Rubén Luceño (Javi), Rafa Vega (Carlitos), Héctor, Jorge, Miguel, Pedro, Marcos, Rodri (Rubén), Bero (Mario), Cobreros y Unai (Sergio).

C.D SANTA CROYA 0.- Eloy, Chitu, Alejandro, Iván Pérez, Guiller, Mario Mateos, Carlos Villar, Carlos Burgo (Ángel), Cristian, Jesús y Galende.

Árbitro.- Paniagua de Jesús. Amonestó al local Cobreros y al visitante Carlos Villar.

Goles.- 1-0 Pedro (14´), 2-0 Rodri (27´), 3-0 Cobreros (61´), 4-0 Héctor (76´).

Los prolegómenos como en muchos partidos de la comarca benaventana estuvieron marcados por el minuto de silencio por el triste suceso ocurrido durante la semana en Castrogonzalo.

El C.D Benavente se queda a un punto de lograr el ascenso matemático y deberá de esperar por lo tanto a este fin de semana con su desplazamiento a la cancha del Villaralbo “B”. Los de Dani González no dieron opción alguna a un C.D Santa Croya que viajaba en cuadro y además sin su goleador Chapu, tercero en la tabla de los goleadores provinciales. Los de la zona del Tera aguantaron catorce minutos a un Benavente a medio gas que se limitó a esperar el error de su rival para zanjar el partido.

El balón merodeaba constantemente el área de Eloy sin que pudiera encontrar portería mientras los del jugador entrenador Galende buscaban las espaldas de los defensores tomateros para intentar sorprender. Fue, sin embargo, un barullo en el área visitante el que servía para inaugurar el marcador con un Pedro muy atento para pescar en río revuelto.

Bero y Cobreros dispusieron de alguna ocasión más para abrir brecha en el marcador pero sus ocasiones las intuía Eloy con cortes en balones al centro o cuando la pelota se alojaba en su portería el colegiado anulaba el tanto al estimar fuera de juego. Posteriormente llegaría Rodri en un balón por banda izquierda que no da por perdido y viendo como el defensa se hace un lío para arrebatarla la pelota buscar colocación y golpear con la derecha al palo izquierdo de Eloy.

Con el 2-0 se llegaba al descanso con los jugadores muy cansados por el calor reinante aprovechando, hasta entonces, el más mínimo parón para hidratarse en la banda. Los de Santa Croya llegaban mucho más necesitados de este tiempo de descanso, incluso con algún jugador bastante tocado como el caso del central Chitu que se mantuvo cojeando durante casi todo el encuentro.

 

En la segunda mitad la tónica siguió siendo la misma con un Benavente sin pisar el acelerador y con un Santa Croya que se las veía para llegar al marco de Rubén Luceño, así y todo tuvo una incursión por banda derecha que finalmente no encontró rematador en el pase de la muerte. El tercero de los tantos llegaba tras un balón encontrado, en claro fuera de juego, por parte de Cobreros que viendo que el árbitro no señalaba nada batía a Eloy en su salida. La dificultad que entraña el arbitrar sin asistentes, a veces dejan estas cosas y otras veces se sancionan cuando no lo son, como un soberbio tanto anulado a Héctor tras un testarazo que se colaba en la portería visitante en una acción que sí que era válida.

El cuarto de los goles venía en una extraordinaria jugada en banda de Mario con un centro medido para Héctor que venía desde atrás como un rayo para empujar la pelota al fondo del portal de Eloy. Pudo el Benavente hacer el quinto en una acción de mano a mano entre el propio Mario y Eloy y donde el meta benaventano que defiende los colores del equipo del Tera adivinaba la intención para meter la pierna y desviar la trayectoria.

El Santa Croya lo intentó con un lanzamiento de falta lejano a cargo de Guiller que respondió Javi, que había sustituido a Rubén Luceño, con una bonita intervención enviando a saque de esquina.

El partido sirvió para que los jugadores menos habituales tuvieran minutos como el propio entrenador tomatero, Dani González indicaba, “he querido que jugaran los jugadores menos habituales y que tanto han ayudado al colectivo”.

El domingo por lo tanto en la Ciudad Deportiva Fernández García a las 17,00 horas el Benavente podría decir adiós, esperemos que por mucho tiempo, a la categoría provincial y dando la bienvenida a la Regional de Aficionados.

 

C.D VILLALPANDO 3.- Sergio, Mario, Robert (David), Jorge Iglesias, Fer, Luis (Miguel), Guiller, Jorge Allende (Buri), Chusfer, Cholo (Alfonso) y Fran (Manute).

RACING BENAVENTE 2.- Diego, Sergio Palmero, Javi (Joe), David, José Cid, Adrián (Jáñez), Modes, Peque (Juan), Víctor, Josico y Mario Bolaños.

Árbitro.- Castaño San Segundo. Amonestaba a los locales Josemari, Jorge y expulsó por doble amarilla a Miguel (86´) y a los benaventanos Josico, Sergio y Modes.

Goles.- 0-1 Josico de penalti (9´), 1-1 Guillermo de penalti (11´), 2-1 Guillermo (15´), 2-2 Víctor (47´), 3-2 Guiller (65´).

El enfrentamiento entre Villalpando y Racing Benavente tenía los mismos prolegómenos que en casi todos los del fin de semana. El minuto de silencio por el trágico suceso de Castrogonzalo también tuvo su sitio en la localidad terracampina.

Los primeros minutos del encuentro fueron de tanteo por parte de los dos equipos, sin acciones que destacar, hasta que en el minuto 9 en una buena acción en ataque del Racing Club Benavente el árbitro señaló penalti por falta sobre Víctor cuando se disponía a disparar a portería tras un buen regate del jugador benaventano a un defensor local. Josico se encargó de transformar la pena máxima y poner así el 0-1 en el marcador. Poco duraría la alegría a los visitantes, que se presentaban en Villalpando con ocho bajas, y es que al minuto siguiente el árbitro señaló penalti a favor del conjunto local por falta de Peque a Guillermo tras un balón en largo, en una acción muy protestada por el conjunto benaventano. El mismo Guillermo sería el encargado de marcar desde los once metros y poner las tablas en el marcador.

El Villalpando se vino arriba tras conseguir el empate, realizando un buen juego durante varios minutos, que culminó con el 2-1 en el minuto quince, de nuevo obra del atacante Guillermo tras una buena jugada combinativa. Pese a ello el Racing Club Benavente no bajó los brazos, teniendo el control del partido y llevando especialmente peligro en contraataques y acciones a balón parado, aunque errando en el último pase y la finalización, llegando así al descanso.

En el inicio de la segunda parte, los benaventanos modificaron el sistema de juego, pasando de un 1-4-3-3 a un 1-4-4-2, y salieron muy enchufados. Así, en el minuto 47, el atacante visitante Víctor ponía el 2-2, al rematar dentro del área un buen ataque del conjunto racinguista. Tras el segundo gol visitante, el Racing continuó teniendo el control del partido, llevando peligro al área rival, destacando la participación del extremo Jáñez, y contando con varias ocasiones de gol, especialmente a través del delantero Josico, que estuvo a punto de marcar en dos oportunidades que desbarató muy bien el portero local Sergio.

El equipo rojillo fue de menos a más en el segundo tiempo y con el paso de los minutos fue llegando más al área benaventana, de esta manera Guillermo estuvo a punto de marcar en un tiro cruzado que se marchó desviado por poco y también disparó un balón al poste, mientras que su compañero Jorge Iglesias lanzó un gran libre directo que sacaría el arquero visitante, Diego, tocando el balón posteriormente en el larguero aprovechando el rechace Jorge Allende que también remataría a la madera en lo que fueron los mejores minutos de los villalpandinos.

El Racing continuaba atacando pese a las ocasiones locales y en un ataque benaventano el guardameta local Sergio blocó el balón perfectamente y realizó un saque rápido poniendo el balón casi en el área rival y el delantero Guillermo aprovechó el bote para fajarse de dos defensas racinguistas y rematar de cabeza ante la salida del portero visitante Diego para poner el 3-2 en el marcador y conseguir el tercer tanto en la cuenta particular del ex jugador del Zamora C.F.

En el tramo final del partido, el conjunto benaventano siguió atacando en busca del empate, llevando especialmente peligro a balón parado pero sin lograr transformar las ocasiones de las que dispuso. Además, en el minuto 86 el Villalpando se quedaría en inferioridad tras la expulsión de Miguel, sufriendo así mucho durante los últimos minutos.

Ya en el tiempo añadido, los racinguistas lo intentaron a la desesperada, teniendo Ledo y Palmero el gol del empate que finalmente no consiguieron, finalizando el encuentro con el resultado de 3-2 en lo que fue un duelo muy igualado y que tuvo como gran protagonista al atacante villalpandino Guillermo al conseguir un ‘hat-trick’.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.