DEPORTES

Al C.D Benavente se le escaparon dos puntos ante el Universidad

C.D BENAVENTE 0.- Jesús, Héctor, Tato, Rodri, Miguel, Tosko (Álex Posado) (Raúl), Iván Pérez, Pepe, Javi Turiel, Cobre (Rafa Vega) y Adri.

C.D UNIVERSIDAD DE VALLADOLID 0.- Guille, Álvaro, Vara, David, Andrew, Daniel, Tomás (Enrique), Damián, Redondo, Roberto y Arriaga.

Árbitra.- González Sánchez, auxiliada por Fernández Santos y Fernández Miguélez. Amonestó a los locales, Tato, Héctor, Pepe, Iván Pérez, Josico y Miguel y a los visitantes Damián y Arriaga.

Un punto es un punto y más ante un rival como el Universidad de Valladolid que fue de los pocos que la temporada pasada se fue con victoria del Luciano Rubio. De hecho fue el último rival que lo ha conseguido en partido oficial y para ello hay que remontarse al diez de marzo de este año. Pero es que claro, es tu partido presentación en casa y lo que quieres es agradar a los tuyos y sumar una victoria y ese puntito que se quedó en el césped local sabe a muy poco si lo que pretendes es estar lo más arriba posible a lo largo de la temporada.

Lo de agradar a la afición se consiguió pues el Benavente mereció algo más que ese empate a cero que presentó el marcador tanto al principio como al final, pues los tomateros jugaron por momentos un buen partido ante un gran rival que también sabe a lo que juega.

Pero al Benavente se le trastocaron los planes con la lesión de Tosko a los quince minutos de partido y Santi Redondo debió de dar minutos adelantados a Álex Posado, el jugador con más parecido en posición a la del domingo seis local y ante la ausencia de hombres puros en esa zona como Óscar Robles. De hecho el mister local ya había tenido que modificar el once que había inaugurado la temporada con victoria en la cancha del Villaralbo, por las ausencias de Unai, Marcos, Carlitos o el propio Óscar Robles.

A pesar de todo, la plantilla debe de sobreponerse a estos contratiempos y el del Universitario fue buena prueba de ello donde solamente faltó que la pelota entrara en el marco de Guille. Lo mismo sucedió, en ocasiones, en la portería defendida por Jesús donde los vallisoletanos pudieron haber conseguido el suyo.

Lo de la victoria ya fue más que complicado porque influyen factores externos como la presencia del rival que puede ser uno de los equipos que al final de temporada esté ahí arriba. Si se hubiese concedido la victoria por KO el Benavente hubiera levantado los brazos como justo ganador.

Con el partido marcado por alternancias en el tramo final cualquiera de los dos equipos pudo haberse llevado la victoria, aunque siendo justos una derrota del equipo de Santi Redondo hubiera sido injusta.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.