DEPORTES

El Desguaces Casquero se confió al principio y al final le castigaron

El cuadro chatarrero se hizo dos goles en su portería, vió la lesión de Javi Cala y Malaguti fue expulsado.

DESGUACES CASQUERO 2.- Tomy, Álex Escudero, Javi Cala, Ito y Josico. Luego jugaron, Christian, Joselu, Malaguti, Álex, Arafa, Samu y Mañanes.

LEIS PONTEVEDRA 3.- Jorge, Mauro, Borja, Barcala y Pablo. Luego jugaron, Carreiro, Sancho, Dani, Berto y Sergio.

Árbitros.- De Cabo Gonzalo y Toral Heredia. Amonestaron por parte local a Álex, Tomy y Malaguti a este en dos ocasiones por lo que fue expulsado. Por parte visitante a Barcala, Pablo y Jorge.

Goles.- 0-1 Josico en pp (13´), 0-2 Christian en pp (18´), 1-2 Malaguti (23´), 2-2 Álex Escudero (26´), 2-3 Borja (27´).

No mereció ese resultado el Desguaces Casquero en un partido en el que le sucedió de todo. Se marcaba dos goles en propia puerta, se lesionaba de forma importante Javi Cala con un fuerte esguince de tobillo y expulsaban a Malaguti en lo que pudo ser el momento clave del partido ya que perdió a su hombre gol y además concedió la ventaja al cuadro contrario de dos minutos en superioridad.

Todo eso sucedía dentro de los cuarenta minutos de partido librado entre benaventanos y pontevedreses y donde, en esta ocasión, no ganaba quien más goles metía. El Desguaces Casquero no aprovechó la primera parte para imponerse en la cancha concediendo muchas llegadas a los visitantes que anecdóticamente se iba al descanso con un 0 a 2 fruto de dos goles en propia puerta y ambos concedidos tras saque de banda. El equipo de Miguel Ángel Macías no fue capaz de imponer ese juego que había aparecido en los últimos partidos donde todos los jugadores mordían en primera línea y buscaban de inmediato la portería rival. Tampoco la movilidad de sus jugadores era tan visible como en partidos atrás y solamente las galopadas o arrancadas de Malaguti hacían poner en peligro la portería rival. Todo esto sin decir que el Leis era un potencial sobre la cancha aunque sí que vino a desarrollar un juego que al final concedió sus frutos.

De hecho el partido comenzaba con una paradón de Tomy cuando el balón rodaba desde el saque inicial que correspondió al cuadro gallego y el capitán benaventano tuvo que meter un pie abajo para evitar el primero en la primera acción de partido. Casi a renglón seguido el meta local tuvo que revolverse para enviar a córner un disparo de Mauro ajustado al poste izquierdo. Había avisado el cuadro visitantes en dos acciones casi consecutivas y los locales no habían logrado coger el toro por los cuernos al partido hasta que en el cuatro el meta visitante Jorge tuvo que emplearse en una doble parada para detener, primero el disparo de Malaguti y tras el rechace el de Javi Cala.

El partido seguía sin dueño con los visitantes muy perseverantes y los benaventanos muy apáticos y con muchas imprecisiones por uno y otro bando. Barcala avisaba de nuevo con un disparo que se estrellaba en el travesaño de la portería chatarrera y cinco minutos más tarde llegaba el primer gol de los visitantes. La jugada tuvo su origen en un fallo de marca local que permite a un jugador gallego plantarse ante Tomy respondiendo de forma contundente el meta local y enviando a saque de banda. Pablo golpearía la pelota desde esa posición y la pelota rozaba en Josico para cambiar su trayectoria y alojarse en la portería local.

Algo espabilaba al Desguaces Casquero y tocó a rebato para intentar la igualada que pudo llegar en un cuádruple remate con Malaguti como protagonista y que en las cuatro ocasiones el meta Jorge sacaba bajo palos. Ya se había convertido el partido en casi un monólogo local y se veía que el empate podía llegar en cualquier momento cuando un nuevo saque de banda en zona muy parecida a la del primer gol se convertía en 0-2. Otra vez Pablo al saque de banda y en esta ocasión Christian tocaba la pelota para descolocar a Tomy.

No se puede negar que el cuadro local no le pusiera ganas, esfuerzo, tesón, sacrificio a la primera parte, pero le faltó algo, no sé el qué, pero algo le falto a esa primera mitad del conjunto chatarrero.

La cara de la segunda mitad fue otra distinta, con ese pero que faltaba en la primera y que hacía presagiar remontada y en ello soñaba una grada que poco a poco se fue poniendo la camiseta blanquiazul para empujar a los suyos en busca de ello. Y pronto lo intentaban ya que, como sucediera en la primera mitad pero esta vez con el equipo local, tras el saque de reanudación Malaguti recibe un balón de espaldas y golpea a puerta saliendo el balón junto al palo izquierdo de un batido Jorge. Arreciaban las llegadas a la meta gallega y cada vez la defensa visitante tenía más problemas a la hora de detener los avances locales, sobretodos los de un desbocado Malaguti que para entonces ya había subido el listón y disparaba en el 22 un potente zapatazo a la escuadra visitante.

Tanto iba el cántaro a la fuente que finalmente se rompía en el minuto 23 por mediación del nuevo local en una de sus jugadas preferidas de arranque y zancada dejando a su par atrás y cruzando un disparo al que no pudo responder Jorge. Un minuto más tarde pudo llegar el empate cuando el disparo de Javi Cala se estrellaba en la base del poste derecho visitante.

Y llegaba la jugada clave, en una acción en la que el colegiado estimaba amarilla para Malaguti que era la segunda del cómputo del nueve local y que le enviaba al vestuario dejando a su equipo en inferioridad. La jugada deja serias dudas de la apreciación de amonestación del colegiado en una acción con una zancadilla, como otras muchas que se dieron en el partido sin ser castigadas como tal, en una jugada en banda y sin opción de contragolpe visitantes. La interpretación del árbitro fue esa, pero lo cierto es que el bravo jugador local, uno de los mejores jugadores de la categoría suele salir casi siempre con una tarjeta de vestuario ya que los nervios y ese ímpetu que tiene todavía no es capaz de controlarlo, más cuando hay árbitros que ya lo conocen y que a la mínima le amonestan lo que le condiciona para el resto del partido.

Aun así, la raza del equipo local hizo empatar el choque tras un magistral lanzamiento de un libre indirecto que Álex Escudero clavaba en la escuadra izquierda el Leis. Estaba con uno menos en cancha el equipo local condenado por esa expulsión de su hombre estandarte y así y todo luchaba cada balón en inferioridad para pasar cuanto antes ese trámite de los dos minutos. Apenas quedaban quince cuando una acción visitante en un balón jugado al poste era rematado en boca de gol por Borja para colocar el 2-3.

No se movería el marcador más a pesar de los intentos de un cuadro local que además perdía a Javi Cala en un salto para despejar un balón de cabeza. La pelota se paseaba una y otra vez por el área rival e incluso por la línea de gol sin encontrar lo que hubiera sido un mínimo premio para un equipo que mereció ganar a pesar de las trabas que tuvo que sufrir a lo largo de encuentro.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.