DEPORTES

Iván Bragado y Discamino se van acercando a Roma a base de kilómetros

En este tramo se suma Antonia para echar una mano tramo final con Anita.

El tercer día del preámbulo a ese objetivo Roma-Santiago de Compostela sigue dejando curiosidades para Iván Bragado y para sus compañeros de fatiga de Discamino. Fernando, Chema, Javier, e Iván siguen recopilando momentos reseñables en su agenda de viaje y tras la paliza de la jornada dos, llegaba la del tres. Atascos, calor y el maldito teléfono de la ducha. Mejor nos lo cuenta Javier Pitillas.


DÍA 3°.- Carcassonne-Albissola Marina
Cómo los atascos ya no son novedad y el exceso de calor ya no nos lo va a quitar nadie, mejor no quejarnos y centrarnos en lo bueno.
Bueno es que hayamos llegado a Albissola a tiempo para comer en casa de Antonia, aunque lo de a tiempo sea muy relativo ya que hemos comido a las 17:30, nada más llegar. Antonia, la sexta peregrina de este equipo, venía como pieza fundamental para la atención personal de Ana, pero los problemas para el regreso de Anita a Vigo hicieron que se cambiara el orden de participación colocando a Chema en el primer tramo y a Ana en el último. Eso ha modificado la función de Antonia convirtiéndola en guía e intérprete, además de bici de apoyo.
Bueno también es que hayamos podido dejar la furgoneta aparcada junto al retén de la Cruz Roja de Albissola porque así la tenemos vigilada y no ha hecho falta descargarla.
Y buenísimo es contar con buenos amigos que se hagan patrocinadores de nuestras aventuras. Un millón de gracias a ese AMIGO anónimo que se hizo cargo de la etapa de hoy.
Y para terminar, una anécdota. Cómo he dicho, estamos en casa de Antonia. Después de comer nos hemos ido duchando por turnos. Primero yo, luego Iván, después Fernando y el último, de momento, Chema. Fernando ha acomodado al peregrino ferrolano en la bañera ayudándole a sentarse para no caer ya que no mantiene el equilibrio. Le ha dejado a mano el champú, el gel y la toalla.
– ¿Todo bien? -pregunta Fernando.
– Todo perfecto -dice Chema.
Un minuto más tarde se escucha a Chema llamarnos a gritos. Entro en el baño y lo encuentro perfectamente sentado en el interior de la bañera.
– ¿Ya has acabado?
– ¡¡¿Acabado?!! -cara de circunstancias-. Por favor, dame el teléfono – mirando hacia arriba.
– ¡¡¿El teléfono?!! -siguiendo su mirada y, al momento, rompiendo a reír.
Efectivamente, se trataba de una ducha de teléfono y el teléfono estaba colgado en su sitio, a dos metros de altura, un poco lejos del alcance del pobre Chema”.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.