DEPORTES

Discamino vuela en la décima etapa con una media de 29 km/h.

Fernando sigue arrastrando problemas musculares e intenta aguantar hasta llegar a Francia.

La décima etapa pasó volando a pesar de sus casi 63 kilómetros que unían las localidades de Savona y Marina di Andora. Los chicos de Discamino se echaron la manta a la cabeza y en el caso de Javier Pitillas e Iván llegaron a alcanzar velocidades máximas de casi 50 km/h. Una etapa que como siempre tuvo sus anécdotas y que Javier Pitillas nos la cuenta.

DÍA 14°.- HOY HEMOS VOLADO DE ALBISSOLA MARINA A MARINA DI ANDORA.

“Han pasado un montón de cosas en el día de hoy, unas buenas y otras malas aunque al final, todas, han salido bien. Hoy Murphy debe estar rabioso con nosotros. Pues que se jorobe.
El relato de todas esas cosas va a ser fotográfico.

COSA MALA: Fernando sigue con la ingle y el gemelo averiados. Ha ido aguantando a marchas forzadas durante casi todo el tramo italiano y lo ha hecho estupendamente. Hay que felicitarle por tanto esfuerzo y tanto sacrificio estando físicamente a medio gas.

COSA BUENA: Fabrizio, el novio de Antonia, conocido de Discamino por habernos acompañado el año pasado en el camino de Fátima, hoy se ha hecho cargo del triciclo de Nando pilotando a Chema y lo ha hecho haciendo honor a su apellido, “meraviglia”. además de Fabrizio nos han acompañado sus amigos Ricardo y Tiziana, dos personas súper cariñosas y que pedalean de lo lindo.

COSA BUENA: Salida del albergue Visconti de Albissola Marina. Hemos comido, cenado y desayunado como si no hubiera un mañana y hemos dispuesto de camas para dormir a pierna suelta todo y más. Ah, y no había hucha para el donativo.

COSA MALA: Digo que “hemos dispuesto de camas para dormir” y no que “hemos dormido” porque el amigo Chema arrancó la motosierra a la una de la madrugada y no la apagó hasta que sonó el despertador a las 5. Por a miseria.

COSA BUENA-BUENÍSIMA: Hoy ha sido un día fantástico en lo que se refiere al pedaleo. Por primera vez he disfrutado y mucho de pilotar a Iván. Puede sonar mal, pero es una realidad. Para llegar hasta ese punto los dos hemos sufrido mucho, él porque no iba a gusto y le dolían la rodilla y la cadera, y yo porque ir con alguien pedaleando del modo en que Iván pedaleaba era una verdadera tortura. Hoy Iván decía que había aprendido mucho en estos días y reconocía que se encontraba mucho más cómodo, que se cansaba menos y que aprovechaba mucho más su energía. Gracias a todo eso hoy hemos volado. Él, tan amante como es de las estadísticas, de los pulsómetros y cuenta kilómetros, ha comentado que esta mañana, del kilómetro 39 al 49 hemos pedaleado a una media de 29 km/h. De locos. No es de extrañar que se haya quedado pajarito en la mesa al acabar el bocata.

COSA BUENA: Finalmente Antonia ha decidido extrangular a Chema, cosa que alegrará enormemente a Olalla.

COSA MALA: No apretó lo suficiente y esta noche puede volver a usar la motosierra, ¡¡¡maldita sea!!!”.

 

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.