SOCIEDAD

El Ermitaño se une al sector hostelero para reclamar ayudas específicas ante los efectos del COVID-19

Ante esta situación provocada por el coronavirus, son muchos los sectores que se están viendo especialmente afectados, entre ellos la hostelería.

Por ello este sector, a través de la plataforma #UNOPUNTOSIETE, quiere lanzar un grito para decir que todos ellos no están solos y entre todos podrán salir de esta pidiendo al gobierno ayudas específicas, lanzando líneas para reactivar la hostelería y apoyando a los más desfavorecidos.

Pedro Mario Pérez, del restaurante El Ermitaño de Benavente se ha unido a esta plataforma para, entre todos, conseguir superar esta crisis.

A través de la plataforma change.org buscan el apoyo para conseguir esas ayudas específicas, estando ya en las 6.739.

La hostelería cuenta con más de 1,7 millones de puestos de trabajo que contribuyen a generar el 6,2% del PIB español. 

El gobierno español todavía no ha tomado medidas específicas para este sector, cuando, aseguran, es el más extenso (industria y servicios), teniendo en cuenta el número de empresas que lo integran.

Hostelería de España, Facyre, Eurotoques, Revolución en sala, Unión Española de Catadores, Escuela Española de Cata, CEOE, CEIM, Madrid Fusión, San Sebastián Gastronomika y Mateo&co, junto con Makro, quieren dar voz a todos ellos, y apoyar a las empresas como gran portavoz de esta enorme familia de la hostelería.

La hostelería registró en 2018 una facturación de 123.612 millones de euros, lo que representa el 6,2% del PIB y un incremento del 3,1% respecto al año anterior, según se recoge en el Anuario de la Hostelería de España 2019.

En su conjunto, el sector registró un total de 314.311 establecimientos, que dieron empleo a 1.7 millones de personas.

Con la pandemia del COVID-19, los restaurantes se han visto obligados a cerrar antes incluso de decretar el estado de alarma en nuestro país. Miles de personas han perdido su trabajo, y miles de proveedores de alimentación y bebidas también se ven afectados. Al igual que repartidores, limpiadores, y otros muchos trabajadores.

A diferencia de otros pequeños negocios, su liquidez es completamente dependiente de su negocio actual. Si los establecimientos están cerrados, no hay ingresos y esto provoca que las facturas no se paguen.

Se estima una pérdida de más de 3.000 millones de euros* en ingresos durante el primer mes que ha durado el estado de alarma, causando un -incalculable todavía- daño económico a largo plazo.

Etiquetas
Ver más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.