COMARCA

El presidente de la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, José Almeida, dimite como representante de los caminos históricos y tradicionales

El hospitalero del albergue municipal de Tábara y presidente de la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, José Almeida, ha dimitido como representante de los caminos históricos y tradicionales, en la Comisión de los Caminos a Santiago de Castilla y León.

Hace más de dos años, cuando se celebró la primera y única reunión de esta comisión, consensuado con las 18 asociaciones que representaba, se presentó una propuesta para mejorar la situación de estos caminos menos concurridos en nuestra Comunidad y después de más de dos años, no se ha recibido ni una sola llamada por parte de la consejería ante los problemas que se planteaban, entre los cuales se encontraba el desarrollo y potenciación del Camino Zamorano-portugués y la defensa de la imagen pétrea del Santiago peregrino de Santa Marta de Tera, que se está deteriorando a pasos agigantados y se pedía su protección antes de que la perdamos definitivamente.

Son conscientes de la necesidad de potenciar y revitalizar los caminos que pasan por nuestra provincia y así lo han venido demandando desde que se creó la asociación hace cinco años, pero en este tiempo, afirman que no han visto por parte de las instituciones públicas de la provincia y de la comunidad, que la demanda haya tenido algún eco a las reivindicaciones, porque en estos cinco años, las propuestas hasta el momento no han sido escuchadas, aunque cada año después de las ferias de Turismo, “siempre leíamos los mismos titulares de deseos de revitalizar los caminos sin que nadie se haya puesto en contacto con los que estamos en el día a día de los caminos acogiendo a los peregrinos”. Sirva como ejemplo una propuesta presentada al Ayuntamiento de Zamora en Marzo de 2018 que “no hemos tenido respuesta y otro proyecto presentado a la Junta de Castilla y León cuya resolución, en sentido negativo por supuesto, se demoró tres años”.

Tampoco esta Comisión ha sido consultada con motivo del cierre de los caminos como consecuencia de la pandemia originada por el Covid-19, un problema que en opinión de todos los implicados debería haberse abordado en este foro. Son motivos suficientes para pensar en la inoperancia de esta Comisión y por coherencia, no tiene sentido pertenecer a un organismo, que en nuestra opinión, no cumple con el cometido para el que ha sido creado, afirma Almeida.

Recientemente, el consejero de cultura y turismo, Javier Ortega Álvarez, ha firmado junto a sus colegas de Andalucía, Extremadura y Galicia un acuerdo para difundir y potenciar la vía de la Plata a su paso por estas comunidades. Este proyecto, se viene diseñando desde hace más de dos años y José Almeida, en representación de las asociaciones de peregrinos de Zamora y León, a las que les afecta este trazado, ha participado en las mismas, negándose desde el principio a apoyar el proyecto por ser excluyente de una buena parte del trazado que nos afecta (Granja de Moreruela a Astorga, en la vía de la Plata; Benavente a Santa Marta de Tera en el Camino Sanabrés de los valles de Tera y Zamora a San Martín del Terroso, en el Camino Zamorano-portugués).

“Considerando que los intereses y los objetivos de la Consejería, la mayoría de las veces, no van de la mano de los de las asociaciones de peregrinos y los representantes de las mismas, por eso y por coherencia y sentido común, no resulta procedente estar en un lugar en el que uno no se siente representado. Es comprensible la evolución que está teniendo este camino de peregrinación viendo la forma en la que se está gestionando. A pesar que la AZACS lleva cinco años trabajando en los caminos de Zamora, en este tiempo nunca sido consultada por la Consejería para conocer la valoración y las inquietudes que tienen sobre este trazado y como consecuencia la vía de la Plata, que en el año 2004 ocupaba el tercer lugar en afluencia de peregrinos acogiendo a un 5,17% de los que llegaban a Santiago, en el 2018 este en séptimo lugar y sólo el 2,78% de los peregrinos que hacen la peregrino recorren este camino. Tratando de ser honestos, una vez comunicado a las 18 asociaciones que representaba, he procedido a presentar mi dimisión en esta Comisión que no sirve para los objetivos con los que yo entendía”, finaliza Almeida.

Zamora y sus caminos

La provincia de Zamora cuenta con cinco caminos que conducen a los peregrinos a Santiago de Compostela, con más de 500 km de trazado por la provincia, lo que representa un patrimonio muy importante, sobre todo para esos pequeños pueblos a los que no vaya a llegar nunca un turista, pero si pasan los peregrinos que pueden convertirse en los mejores embajadores de estas pequeñas poblaciones.

La Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, en el momento de su creación hace cinco años, contaba con un albergue en el que se practicaba la acogida tradicional a los peregrinos, el albergue municipal de Tábara, pero queríamos mantener y ampliar este tipo de acogida en otros albergues de la provincia.

Tratamos de asumir la gestión del albergue municipal de Zamora y así se lo propusimos al ayuntamiento, porque entendemos que desde Zamora se puede organizar y dinamizar todo el trazado de la provincia, pero por lo que se ve, los regidores del ayuntamiento de la capital, confían más en los foráneos que en la gentes de su tierra y después de más de dos años, no hemos tenido ninguna respuesta a nuestra propuesta.

Pero queríamos desarrollar los caminos y comenzamos por implicarnos en las infraestructuras que el peregrino necesita cada jornada. Uno de los caminos que se encontraba en un estado de letargo importante, era el camino Zamorano-portugués, porque en las primeras etapas no contaba con ningún lugar en el que los peregrinos se pudieran alojar al finalizar su jornada. Por eso, nos implicamos en la rehabilitación de la casa parroquial de Almendra del Pan, una ardua labor para una asociación incipiente como era la nuestra, pero después de años de trabajo, muy pronto los peregrinos tendrán un lugar de acogida en el que poder descansar.

También en la vía de la Plata, la etapa que los peregrinos debían recorrer después de Zamora, presentaba algunos contratiempos importantes, o bien la reducían ajustándose a los 18 km que separan la capital de Montamarta, donde encontraban el primer albergue, o la prolongaban hasta Riego del Camino, más de 30 km, que para muchos resultaban excesivos. Por eso, la asociación asumió la gestión del albergue recién creado en Fontanillas de Castro, que se ajusta con sus 29 km a una etapa normal para los peregrinos.

Asumimos la gestión del albergue de Ricobayo de Alba, porque representaba una importante alternativa a los peregrinos que se adentrarán por el camino Zamorano-portugués. En la actualidad estamos gestionando desde la asociación AZACS, los albergues de Tábara en el Camino Sanabrés, Fontanillas de Castro en la vía de la Plata y Ricobayo de Alba en el camino zamorano-portugués y en este camino, en breve se abrieran las puertas a los peregrinos en Almendra del Pan.

Los albergues que la asociación gestiona, ofrecen la acogida tradicional que siempre se ha dado a los peregrinos; cena comunitaria, desayuno comunitario y se mantienen únicamente con los donativos de los peregrinos. Es nuestra forma de comprender el camino y sobre todo, la hospitalidad que ofrecemos y trataremos de ir asumiendo más responsabilidades en los caminos de nuestra provincia, manteniendo siempre esta acogida tradicional que pretendemos que con el tiempo no desaparezca completamente, porque es una de las señas de identidad de la peregrinación.

Ver más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También puedes ver
Cerrar
Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.