DEPORTES

El At. Benavente jugó también en As Pontes y ganó los dos

ATLÉTICO BENAVENTE 3.- Marcos Vara, Sergio Simón, Malaguti, Charlie y Ángel Jiménez. Luego jugaron, Joselu, Álex, Yayo, Samu, Novoa y Sergio Hernández.

UV. VENTORRILLO F.S 1.- Iván Buxía, Martín, Aitor, Buxía y Juan Cruz. Luego jugaron, Anxo, Berto, Andrés y Jacobo.

Árbitros.– Moreno de Santos y Macías Iglesias. Amonestaron al local Ángel Jiménez y a los visitantes Anxo, Aitor, Andrés y Juan Cruz.

Goles.– 1-0 Sergio Hernández (13´), 1-1 Buxía (24´), 2-1 Charlie (26´), 3-1 Charlie (39´).

Tampoco fue uno de esos partidos para recrearse el que disputó el Atlético Benavente ante un Ventorrillo que busca plaza entre los tres primeros de la tabla para jugar la Copa del Rey y que jugaron de tú a tú al equipo de Chema Sánchez.

Javi Cala fue testigo desde la grada, tras su operación de apendicitis que le mantendrá alejado de los terrenos de juego unas semanas, de un encuentro que estuvo muy trabado y donde los chatarreros no sabían cómo jugar a los gallegos si con presión alta o esperando en cancha propia y eso que les costaba sacar el balón desde atrás. Se preveía que los locales salieron enchufados desde el pitido inicial en busca de no encontrar sorpresas negativas al finalizar el encuentro y en espera de que el Guardo pinchara para volver a ser líder matemático en el caso de que el encuentro atrasado de los palentinos, que hay que jugarlo y son cuarenta minutos, lo contabilicen como victoria.

Pero no fue así la salida que se esperaba de los benaventanos y excepción hecha de la jugada inicial de Malaguti, que el sábado lo intentó pero que no le salió nada, y que despejaba con una mano providencial Iván Buxía a córner poco más se puede contar en el primer tramo de partido. Por el contrario los visitantes sí que llegaron con más facilidad a los dominios de un Marcos Vara en que los diez primeros minutos tuvo trabajo para aburrir y que solventaba de con cátedra.

Mientras en, una vez más, las abarrotadas gradas la conjunción entre equipo y afición no llegaba a ser una sola y se veían pasar los minutos, uno a uno, sin que el bullicio se hiciera notorio para celebrar algo.

Aun así los chatarreros pudieron adelantarse a los siete minutos con un pase al hueco  de Joselu sobre un trabajador Sergio Hernández que se revuelve y estrella el esférico en el cuerpo del portero visitante enviando a saque de esquina. A la salida de este Malaguti vuelve a su jugada preferida y se va por banda para volver a encontrarse con Iván Buxía.

En el diez el nueve local goza de una doble oportunidad con sendos disparos que rozaron el primero. Lo intentaba con un balón que se le iría arriba y con otro que se marchaba rozando el poste.

Otra más para el nueve en el once con una contra de dos contra uno que finaliza con un disparo demasiado cruzado y que nos conducía al primero de los tantos locales dos minutos más tarde. Fue una jugada muy rápida llevada con zurza por Ángel Jiménez que se va de dos contrarios en banda para buscar la parte central de la cancha y ponerle una golosina de balón a Sergio Hernández que la empuja a placer.

Ahora sí que estallaba la alegría de una grada que de reojo miraba lo que sucedía en el choque que enfrentaba al O Esteo y Guardo y que en el descanso enseñaba un empate a uno. Con este tanto y poco más se llegaba al descanso.

Tampoco fue de las esperadas la salida de los locales desde vestuarios y aunque con dominio claro las ocasiones no llegaban y eso lo aprovecharon los visitantes para hacer el empate cuando en las gradas precisamente se cantaba el ¡Campeones, campeones! tras la ventaja que el O Esteo mantenía ante el Guardo que colocaba de nuevo líder natural al Atlético Benavente. Buxía aprovechaba un balón suelto a la salida de un córner para empalmar a la red ante un sorprendido Marcos Vara.  

No gustó eso nada en el gradería que vio como de la nada el Ventorrillo había encontrado un hueco para empatar un partido que bajaba del primer peldaño a los de Chema Sánchez y más cuando Juan Cruz, en una salida larga de balón regatea a Marcos Vara, que había salido al corte del ataque y se planta solito ante la portería e incomprensiblemente la tira fuera. Una acción que pudo ser la clave del partido y que puede valer un campeonato porque aquí despertó el cuadro local y conocedores del final del choque entre O Esteo y Guardo con victoria del primero llegaba el segundo tanto. Fue en la acción posterior a la ocasión clamorosa fallada por Juan Cruz y donde la fe, la raza y el pundonor de Charlie hicieron que se llevara un balón a trompicones y quedarse solo ante Iván Buxía al que no perdonó. Rompió la grada de forma definitiva aunque con mucho partido aun por delante y sin ser ese martillo pilón que golpea constantemente a los rivales.

Se atrevió a jugar de cinco, a falta de cinco minutos para el final, el Ventorrillo con mucha posesión de balón pero sin encontrar el último pase que diera claridad ante Marcos Vara. Rodaba y rodaba la pelota de un lado a otro sin encontrar el espacio hasta que el más listo de la clase, el capi, el diez, el crack le robaba la merienda al atacante rival y desde el fin del mundo con sutileza la golpea para el definitivo 3-1.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.