CAPÍTULO V | Tres siglos portando andas desde casa a la sepultura

Corría el año 1948 y ya habían transcurrido 213 años desde la fundación de la cofradía de la Santa Cruz en Santibáñez de Vidriales. Más aún, sólo había pasado un año del derribo del templo sede de la cofradía, ubicado en la plaza de Abajo, como explicamos en el capítulo anterior. No obstante, en las actas del órgano cofrade no aparece reseñado en ningún momento el derribo de tal ermita, aunque los asientos de la época se circunscriben únicamente al balance de cuentas y la entrega de fondos al juez y mayordomo entrantes.

En ese año de 1948 las cuentas de la cofradía de la Santa Cruz arrojan un saldo de 452 pesetas, después de haber abonado 220 pesetas al enterrador, otras 30 pesetas al cura y dos conceptos por un valor de 10 pesetas cada uno, por un trabajo sin especificar a un cofrade y a otro cofrade por cobrar los castigos impuestos.
Las cuentas reseñan que en aquellos años los castigos a los hermanos cofrades por incumplir las Reglas proliferaban y ello suponía unos buenos ingresos para la cofradía. El balance de fondos provenientes de los castigos o multas se cifraba en esa década en una media de 250 pesetas.

Precio por utilizar las andas

Es precisamente en el año 1950 cuando se comienza a fijar un precio por el servicio de las andas para llevar el féretro. En el acta de 3 de mayo de 1950, tanto el juez como el mayordomo saliente, así como los entrantes, acordaron que «el individuo que lleve varios años de casado y no ha entrado en la cofradía, el día que se le dé un caso en su casa no puede admitirse eso si le conviene a la cofradía pagando cinco pesetas por cada año que lleve casado, más lo de la sepultura, más diez pesetas de las andas, más la entrada como otro cofrade y entrara si a la cofradía le conviene«. Ese año el saldo arroja unos fondos de 593 pesetas. Y los castigos parece que siguen incrementando los ingresos, porque ya se sobrepasa por este concepto las 300 pesetas.
Por eso, en el año 1951 el saldo total se cuantifica en 638 pesetas. Por primera vez se superan las 1.000 pesetas, concretamente 1.064 pesetas, siendo ya el año 1955 y tras abonar los gastos de enterrador (120 pesetas), otras 40 pesetas al cura y otras 30 pesetas por la compra de un caldero en una de las ya cuatro ferreterías existentes en la pujante villa de Santibáñez de Vidriales. Llama la atención que en ese año de 1955 se pague por utilizar las andas 12 pesetas y a un vecino se le cobre 50 pesetas. Una cantidad esta última que quedará establecida a partir de la reunión del cabildo del 3 de mayo de 1956: «Se acordó con todos los cofrades que toda persona que falleciera y no fuese hermano de la Santa Cofradía, tendrá que abonar cincuenta pesetas por el servicio de las andas; pagar los derechos al enterrador y no siendo obligación a los hermanos de hacerle llevar el cadáver».

Primer sello de la cofradía con el lema: Hermandad Municipal de la Cruz
Es en el año 1957, en una reunión extraordinaria del cabildo, con fecha de 27 de abril, cuando por vez primera se estampa junto a las firmas del mayordomo y del juez, el sello de la cofradía, que reza asi: «Hermandad Municipal de la Cruz- Santibáñez de Vidriales». Previamente se detallan algunos puntos referentes a servicios gratuitos que presta la cofradía, como el referente a «hijos mayores de edad y que sean solteros y trabajen por cuenta del cofrade, y menores con su hijuela, la cofradía le presta todos los servicios igual que al cofrade«. Por otro lado, «los familiares que vivan bajo tutela de un cofrade sin el menor capital, la cofradía les atiende como en el anterior caso«. Así reza el segundo punto, y el tercero señala: « Los familiares que viven con el cofrade con título de propiedad o trabajen por su cuenta, la cofradía no les presta servicio alguno«.
Es en ese año de 1957 cuando la cofradía es supervisada por el párroco en su calidad de consiliario y quien levanta acta de su puño y letra con fecha 19 de noviembre, y la firma junto al mayordomo y el juez. Las cuentas de ese año reflejan un saldo de 972 pesetas y por primera se indican algunos haberes como «los libros con las costumbres y órdenes de la Santa cofradía y también del material sobrante como talonarios, sello y una almohadilla, una goma y una carpeta de archivo«.
Las andas de la cofradía consistían en un bien preciado y no se dudó en llegar a fijar un precio de 150 pesetas por su uso por parte de los que no fueran cofrades. Eso, ya en el año 1961. Del mismo modo, en el cabildo de 14 de septiembre se acordaba que «todo hermano que faltase el día tres de mayo y catorce de septiembre respectivamente a la misa, pagará la multa correspondiente, estuviese donde fuere, salvo enfermedad«.
El uso de las andas por los no cofrades seguía siendo uno de los más abultados ingresos de la cofradía. De las 150 pesetas por utilizar las andas, precio vigente en el año 1961, se pasó cuatro años más tarde, en el año 1965, a cobrar la cantidad de 400 pesetas y «cuanto a la sepultura, lo que el enterrador crea él conveniente«.
La cofradía de la Santa Cruz de Santibáñez de Vidriales que desde su fundación en el año 1735 ostentara un carácter religioso y de servicio de ánimas, pasaba en el año 1957 a figurar como Hermandad Municipal, teniendo de consiliario al párroco.
Las multas por no asistir a las misas del 3 de mayo, el Día de la Santa Cruz, y del 14 de septiembre la Exaltación de la Santa Cruz, suponen también buenos ingresos a la cofradía, ya que se fija una cantidad de 20 pesetas por no asistir a cada una de las misas. Así se acordó en la Junta del Cabildo celebrada con fecha de 3 de mayo de 1972.

El uso de las andas vale 500 pesetas, el ingreso como cofrade 100 pesetas y la cuota anual 15 pesetas
En aquellos años, en el 1972, el saldo de la cofradía arrojaba un balance de 3.728 pesetas, siendo el servicio de andas a 500 pesetas. Por ingresar como cofrade se abonan 100 pesetas y la cuota anual es de 15 pesetas. En ese año entraron 18 vecinos como cofrades, siendo un total de 144 en el registro. Por multas se fijaron 20 pesetas cada una. Los gastos de ese año reflejan 2.500 pesetas por 6 sepulturas, otras 98 pesetas por una azada y mangos, 200 pesetas por 2 misas y 125 pesetas por cobrar a los cofrades.
Muy pocos años después, en el 1976, se pasa a cobrar por la entrada en la cofradía una cantidad de 200 pesetas, arrojando un saldo en la cuenta bancaria de 6.010 pesetas, pero ya al año siguiente, en el 1977 se comienzan a cobrar 500 pesetas por el ingreso en la cofradía del matrimonio cuando los gastos de una pala, azada y pico suponen 932 pesetas y el plástico para tapar el túmulo 196 pesetas, incluso las sogas para el entierro 342 pesetas.

Si los gastos eran ya cuantiosos, se tenían que incrementar los ingresos, al menos para solventar la liquidez de las cuentas. Por ello, ya en el año 1978 se comienzan a cobrar 700 pesetas por ingresar como cofrade, incluso a las viudas y la cuota anual de socio se fija en 40 pesetas. En el año 1978 son 173 hermanos los que figuran en la cofradía de la Santa Cruz de Santibáñez de Vidriales. Por ese año, los gastos de hacer una sepultura ya se fijaron en 1.000 pesetas y el entierro en panteón 500 pesetas.
Ya comienzan a llegar a la villa los servicios funerarios con traslado del féretro en un vehículo y eso hizo que las andas, ese armazón de madera donde se asentaba la caja con los restos del difunto, aunque ya con ruedas, pasase a quedar arrinconado en el almacén de la iglesia.

Por entonces ya se había consagrado la nueva iglesia parroquial que se alza entre la calle Cancillas y la calle Las Fraguas. Y poco a poco, las andas para llevar a los difuntos, desde casa a la iglesia y hasta la sepultura, quedaron en el olvido. El color grisáceo y azulado de la madera se iba ennegreciendo, en paralelo a un registro cada vez menor de cofrades.

Sirva esta historia como un modesto homenaje a quienes nos precedieron, familiares y amigos y, en especial, a quien despedimos de esta vida este sábado 13 de abril, a Transi. ¡Como si fuera la primera vez!. D.E.P.

Fotos: Colección M.A.C.

Enlace al capítulo 1: https://www.benaventedigital.es/capitulo-i-tres-siglos-portando-andas-desde-casa-a-la-sepultura/

Enlace al capítulo 2: https://www.benaventedigital.es/capitulo-ii-tres-siglos-portando-andas-desde-casa-a-la-sepultura/

Enlace al capítulo 3: https://www.benaventedigital.es/capitulo-iii-tres-siglos-portando-andas-desde-casa-a-la-sepultura/

Enlace al capítulo 4: https://www.benaventedigital.es/capitulo-iv-tres-siglos-portando-andas-desde-casa-a-la-sepultura/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.