DEPORTES

Se va un hombre del deporte benaventano, Ángel Rivera, un amigo

Amigo, como así tú me llamabas cuando nos veíamos. Ayer nos dejaste sin ruido alguno, sin molestar, como lo hacías habitualmente en los lugares que honrabas con tu presencia. No sabes cuánto te vamos a echar de menos, ya sé que esa gran familia que formaste a tu alrededor te va a echar más que nosotros, pero los que degustábamos tus palabras, tus conocimientos y tus reflexiones no vamos a ser menos.

Tengo la sensación de que te has ido con la conciencia tranquila y con la ilusión de habernos dejado un legado que nos queda, a muchos, por seguir disfrutando. Te has ido, pero cuantas cosas nos has dejado y para las cuales nunca tendremos las fuerzas necesarias para agradecértelas.

Tú nos has dejado, entre otras muchas cosas en las que estuviste currando como el que más en ese silencio que te caracterizaba, al Atlético Benavente que hoy estamos disfrutando a tope, niños, jóvenes, adultos y hasta mayores y que es capaz de reunirnos casi a cada semana para rodear a un club que está consiguiendo incluir en los planes de familia un espectáculo más en esta vida de ciudad tan oscura a la que la crisis nos ha conducido y a la que está costando mucho ver la luz.

Tu amigo Ovidio, tu amigo Domingo, tu amigo Ramón, tu amigo Alberto, tu amigo Santi y algunos más que se me escapan y a los que pido perdón, supieron agruparte para dar un paso adelante en lo que parecía una premonición de lo que meses más tarde iba a ocurrir con el extinto Benavente Fútbol Sala y con el que estuvimos muy cerca de jugar en la, por entonces División de Honor, ahora Primera División del fútbol sala. Entre todos visteis cosas que a los demás se escapaban y supisteis crear al actual Atlético Benavente que como tú, en silencio, fue creciendo hasta ser lo que hoy es, un gran club del que nos sentimos orgullosos. Eso de lo que hoy todos disfrutamos, en gran parte, es culpa tuya.

El C.D Benavente ha tenido en estos últimos años también a esa persona humilde y de trabajo silencioso que ha vivido como el forofo número uno los buenos momentos del club tomatero y que ha sufrido como el que más los muchos malos que también los ha habido. Era llegar al Luciano Rubio y recibir ese ¡Hola amigo! que ya estoy empezando a echar de menos, y sentir que lo que pasara en el campo se iba a un segundo plano.

Conociéndote Ángel, hoy estarás como un “ángel más”, enfrascado en otra cruzada allá donde estés. Seguro que Luciano Rubio o Florentino Manteca, entre otros muchos, han salido a recibirte extendiendo una amplia alfombra roja que es la que te mereces y ocupes con ellos ese lugar privilegiado para seguir a tu C.D Benavente y a tu Atlético Benavente.

No soy mucho de despedidas y por eso AMIGO D. Ángel Rivera espero que de vez en cuando, no te pido más, sigas diciéndome ese ¡Hola amigo! aunque sea desde ahí arriba. De verdad que me sentiré más tranquilo.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.