DEPORTES

Duelo provincial para el Caja Rural At. Benavente en un partido enorme

CAJA RURAL AT. BENAVENTE 5.- Alexia, Miri, Lidi, Anina y Alonso. Luego jugaron, Alba, Cañi y Vane.

RIVER ZAMORA F.S 1.- Aida, Sara Peláez, Sara Garzón, Sara Fernández y Lara. Luego jugaron, Sara Gimeno, Cristel, Blanca y Jenifer.

Árbitro.- Lorenzo Prieto. Amonestó a las cajeras Alba, Anina y Vane y a las visitantes Cristel y Sara Fernández.

Goles.- 1-0 Cañi (10´), 2-0 Miri (14´), 3-0 Alonso (28´), 3-1 Cristel (30´), 4-1 Vane (39´), 5-1 Vane (39´).

Hacía jornadas que no veíamos realmente a las cajeras y estas aparecieron de lleno en el duelo de rivalidad provincial que dirimieron ante el River Zamora y que además finalizó con una victoria que da algo de moral después de una temporada inesperada.

Fue un partido completo entre dos equipos que se dejaron todo en la cancha, pero donde las de Celia Matías volvieron a ser el equipo que se gusta, se divierte y gusta y divierta a la afición. Han tardado en llegar pero esperemos que se queden definitivamente para cerrar una temporada con sabor a querer más y pensar en la que viene.

Nadie regaló nada en ninguna de las fases del partido, pero las cajeras estaban superenchufadas desde el inicio y no dieron opción alguna a las zamoranas para especular con el marcador. Bien es cierto que a las visitantes las faltaba su jugadora “franquicia” Paula pero no menos cierto es que las benaventanas afrontaban el choque con un bajo número de jugadoras tras esas lesiones que siguen haciendo daño en cada recta final de temporada y que en el caso de Noe la va a llevar casi a decir adiós a la temporada por su fractura en los dedos.

Las zamoranas venían de ganar cómodamente al Avilasala que se han dejado un suspiro de la liga y la película querían repetirla en la cancha de la Rosaleda. Salieron dispuestas a ello, aunque las benaventanas tomaron las riendas del partido a las primeras de cambio y trasladándonos a los mejores momentos de la temporada pasada iban cuajando el mejor de los partidos de la temporada.

Fue Cañi la primera que abría el marcador con la frialdad que nos tiene acostumbrados, pero sino no sería Cañi y la de Castroverde se sigue manteniendo entre el ramillete de jugadoras goleadoras y donde su compañera Alba se mantiene quinta con trece dianas. Cañi hacía el primero de los tantos a los diez minutos después de mucho merodear la portería rival.

Miri se sumaba posteriormente a la causa con el segundo de los goles locales cuatro minutos después del primero en una de sus acciones habituales de entrega y lucha. La leonesa este año no está tan afinada en puntería pero el trabajo que desarrolla a lo largo del partido no desentona en absoluto para nada.

Con ese dos a cero y con opciones de poder sumar algún tanto más, ambos equipos se retiraron al descanso.

El tono de choque no decayó durante el segundo periodo y las visitantes intentaron en varias ocasiones acortar diferencias con varias llegadas en las que Alexia aparecía de forma continuada o Lidi, Miri o Anina se multiplicaban para hacer el corte.

Las cajeras aprovechaban ese ímpetu de las zamoranas para probar una y otra vez con llegadas rápidas a buscar el tercero que nacía en el 28 con una gran jugada de Tamara Alonso realizando un sombrero casi en el medio del campo y aunque perdía la pelota esta acababa con disparo sobre el marco de Sara Gimeno que rechazaba para que la propia Alonso batiera con la izquierda.

El 3-0 que lucía el marcador obligó al banquillo visitante a utilizar a falta de doce para el final la opción de portera-jugadora y ello hizo trabajar mucho en defensa a las atléticas para evitar disgustos. Rodaban mucho las del River la pelota de banda a banda pero no encontraban el último pase que pudiera desequilibrar la defensa local. Llegaba el primero de las zamoranas en una acción desafortunada de Alexia que al querer recoger el balón con las manos se le colaba entre las piernas.

Todo parecía indicar que el gol podía haber abierto una brecha en la rectitud de las cajeras y por ahí quería sacar tajada el cuadro visitante y la verdad es que tuvieron ocasiones como para hacer el segundo que ante Alexia no llegaron a resolver. El partido seguía siendo grande y las benaventanas portaban la bandera en señal de ataque constante y para nada pensaron en el guarismo visitante y se mantuvieron a lo suyo.

Cuando el partido viajaba en el último minuto Vane robaba dos balones de forma continua, ambos casi en idéntica posición, y desde lejos sumaba dos nuevos tantos a un marcador que, por fin, es complaciente con las benaventanas.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.