DEPORTES

El Caja Rural se deja parte de la liga en el empate ante el San Cristóbal

CAJA RURAL AT. BENAVENTE 4.- Noe, Miri, Lidi, Vane y Alexia. Luego jugaron, Alba, Cañi, Anina, Alonso y Nerea.

C.D SAN CRISTÓBAL DE SEGOVIA 4.- Sonia, Marina, Paula, Laura y Cristina. Luego jugaron, Raquel, Teresa, Andrea, Elena, Alejandra, Cuéllar y Blanca.

Árbitro.- González Lozano. Expulsaba a la entrenadora local Celia Matías y mostraba amarillas a las visitantes Laura, Paula y Sonia.

Goles.- 1-0 Alba (7´), 2-0 Lidia (18´), 3-0 Miri (26´), 4-0 Alba (27´), 4-1 Marina (29´), 4-2 Paula (32´), 4-3 Paula (33´), 4-4 Marina (37´).

Todavía queda casi toda la segunda vuelta por delante y por lo tanto mucha liga, pero parece que lo del sueño de quedar primeras para el Caja Rural se ha hecho añicos con la llegada del San Cristóbal de Segovia. Las segovianas ya habían arrancado de raíz en la primera jornada las alas a las benaventanas a las primeras de cambio y el domingo casi lo han terminado de rematar. Ahora las distancias con respecto a Avilasala e Inter Sala parecen más que insalvables.

No es quizá el mejor momento para ánimos, porque seguro que el ambiente no está para recibirlos, pero lo que no cabe duda es que lo han dado y lo van a dar todo por el escudo que llevan en el pecho. Cierto es que la temporada no ha sido lo brillante que fue la pasada por parte de las de Celia Matías, que el equipo no tiene ese fealling en pista como lo tuvo el año anterior y que las cosas no salen como quieren que salga, pero no menos cierto es que se intenta en cada partido y que salga o no salga a ninguna de ellas se les puede negar que no lo han dado todo. Vendrán tiempos mejores y nuevos objetivos.

Todo lo anterior sirve para ser consecuente con la realidad que vemos y no seré yo quien escatime palabra alguna para la defensa de este equipo que nos ha hecho vivir momentos muy grandes y que ha escrito también sus líneas importantes en la historia de este club. Los que nos acercamos a verlas y las seguimos de cerca, tenemos que estarles muy agradecidos por todo y su sufrimiento es el nuestro. Cuando vemos a una Miri con todo el curriculum que lleva encima en este deporte y en el de la lucha, donde ostenta varios Campeonatos de Europa y Subcampeonatos del Mundo, cabizbaja y murmurando entre labios nos sentimos todos Miri, también nos sentimos Noe, Alba, Cañi, Lola, Alexia, Lidi, Vane, Nerea, Carolina, Tamara, Anina, Celia, también la inagotable en la grada de Bea a la que cualquier día ojalá veamos salir corriendo tras la pelota y las que se fueron el año pasado.

Nadie de los allí presentes pudieron imaginar un final de partido como el de ayer tras colocarse de inicio en la segunda mitad con un 4-0. Pero es lo bonito de este deporte en el que nadie puede enarbolar una bandera cuando aún no ha terminado la batalla y sin ser un gran partido las benaventanas lo tenían bajo control.

La primera parte fue nuevamente pastosa sin demasiado brillo y con varias alternancias en el juego y esas apariciones y desapariciones tras las que las cajeras terminaron venciendo por K.O, con un dos a cero, con los goles de Alba y de Lidi, aunque bien pudo ser un uno a uno si la acción anterior al dos cero no se hubiera topado en el poste de Noe con todo a favor por parte de las visitantes y donde Alejandra fallaba lo infallable.

Se habían adelantado las cajeras ya a los siete minutos en un suma y sigue de Alba que terminaba cerrando el marcador con los dos últimos goles la semana anterior ante la Amistad de Burgos y que lo arrancaba de nuevo ante las segovianas. Luego le siguieron momentos de lucha y entrega de las de Celia Matías que no terminaban en jugadas claras. Pudo Miri conseguir el segundo en una triple secuencia tras el lanzamiento de una falta provocada sobre Tamara Alonso que se encontraba en dos ocasiones consecutivas con la aparición de la meta visitante y la tercera se iba fuera.

Y cuando el cronómetro nos iba a situar en el último minuto de la primera mitad, un balón en el que creyó Lidi tras recibir de espaldas y jugarlo en banda donde, en principio, dudo Miri para venirse arriba y llegar a ponerla desde la línea de fondo para que Lidi en boca de gol aupara el segundo de los tantos.

Luego la historia de la rara segunda mitad donde Miri y Alba colocaron el electrónico con un 4-0 que sabía a victoria. Se bajaron las manos y se permitió al rival entrar de lleno en el partido, un San Cristóbal de Segovia que sabe lo que hace esta temporada y con jugadoras con mucho oficio que aprovecharon el regalo local para entrar en los últimos diez minutos en desventaja y salir con un empate. Los dos goles conseguidos por Paula en el 32 y 33, por entonces ya un 4-3, hicieron mucho daño y aparecieron los nervios que desembocaron en el cuarto tanto segoviano a falta de tres para el final. Bien es cierto que algunas apreciaciones arbitrales se cargaron en el debe de las benaventanas. La esperanza es lo último que se pierde.

Etiquetas
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.